Despierta su pasión: encuentra su debilidad a través de las redes sociales

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Los negocios siempre han tenido necesidad de enamorar a sus clientes, en eso tienen experiencia, ellos saben que para vender deben enamorar, sin embargo los tiempos han cambiado. Los negocios de hoy no pueden esperar que utilizar las mismas estrategias para enamorar a sus clientes les funcione tanto como hace 10 o 20 años. El mundo ha cambiado, los clientes han cambiado, los tiempos han cambiado y con ello, lo que apasiona a la gente ha cambiado.

Pasión es básicamente una atracción tan intensa hacia algo o alguien que puede llegar a perturbar la razón. La pasión hace que se prefiera el objeto de dicho sentimiento por encima de otros. La percepción de belleza despierta la pasión. Sin embargo, aún los estándares de belleza han cambiado. Existe una biología de la belleza, es decir, hay características generales que normalmente resultan atractivas en todas las sociedades humanas; la figura de reloj de arena en las mujeres y la espalda ancha en los hombres. Sin embargo, también existen modas de la belleza. Por ejemplo, se sabe que en situaciones de escasez la gordura es considerada atractiva, y en situaciones de sobreabundancia lo es la delgadez. De esta manera, en el amor romántico, la pasión por una persona está influenciada tanto por una parte biológica como por una parte social, por la moda del contexto donde se desenvuelve.

Si bien en la parte biológica estamos programados naturalmente para sentir atracción por personas con ciertas características físicas; en el amor romántico la pasión puede ser despertada de distintas maneras. Para muchas mujeres un hombre lavando platos o jugando con un bebé les resulta sexy; para otra quizás un hombre bien vestido y arreglado. El trabajo de quien quiera enamorar a alguien en particular es descubrir cuál es su debilidad y buscar la manera de ofrecérselo. En el mismo sentido, el trabajo de la empresa es descubrir la debilidad de sus clientes y buscar la manera de ofrecérselo.

Las redes sociales son espacios naturales para compartir información. Las personas, muchos de ellas clientes, o cuando menos seguidores (que siguen las cuentas sociales de la empresa aunque no necesariamente le compren), exponen en estos espacios muchas de sus preferencias, lo que les gusta, lo que no les gusta, lo que quisieran comprar, lo que quisieran hacer, entre otras muchas cosas. Las empresas pueden hacer análisis de los contenidos que comparten sus clientes. Escuchar a los clientes y, con base en ello, tomar decisiones de negocio, es esencial para incrementar la posibilidad de que los clientes se apasionen por nuestros productos.